6 sept. 2011

DESALOJO DE UNA FAMILIA EN ALCALÁ DE HENARES

La familia Vargas llevaba 18 habitando una vivienda ocupada en Puerta de Madrid, y hace dos años solicitó al IVIMA regularizar su situación.

Gema Vargas, sus padres de 72 y 75 años, sus tres hijos de cuatro, siete y diez y una de sus hermanas fueron desalojados a diez de la mañana de este lunes de la vivienda que habitaban en la calle Pedro de Lerma desde hace 18 años, ante la presencia de varias decenas de vecinos que acudieron en su apoyo y de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Policía Local. Mientras varios operarios sacaban su mobiliario para cargarlo en un camión con destino a un guardamuebles, Gema y sus padres separaban en la acera sus enseres y las mochilas escolares de sus hijos; y los colchones y los cojines, antes de saber dónde podrían instalarlos para dormir esta noche.

“Hace una semana nos llegó una carta del IVIMA diciéndonos que teníamos que abandonar la casa hoy a las seis de la mañana. Pero no podíamos ir a ninguna otra parte. ¿Dónde vamos siete personas, con tres niños, si mi hermana también duerme en una furgoneta?”, decía Gema, mientras detrás de ella sus pertenencias no dejaban de pasar del portal al camión. La vivienda la ocupaban su padre, Joaquín Vargas, de 75 años y convaleciente de un atropello, y antiguo conocido del barrio; su madre, Natividad, de 72 años; su hermana y sus tres hijos, escolarizados en el colegio Santos Niños, que lloraban mientras desalojaban sus enseres.

Ocupaban desde hace 18 años una vivienda en el número 26 de Pedro de Lerma, en el polígono Puerta de Madrid. Hace dos años, cuando el IVIMA intentó por primera vez desalojarlos, según explicaba ayer su abogado, la familia presentó una demanda al Instituto de la Vivienda en la que solicitaba que regularizara su situación, al habitar la casa desde antes de octubre de 2000, como recoge la legislación.

El juicio aún no ha llegado, pero el juzgado sí la orden de entrada emitida por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 10 de Madrid, por la que han sido desalojados a la espera de la resolución del juez. Según explica la Consejería de Vivienda de la Comunidad de Madrid, la ley permite regularizar la situación de inquilinos anteriores a octubre de 2000, siempre que cumplan ciertos requisitos; y es el juez quien, en función de esos requisitos, ha autorizado la entrada en la vivienda.

“A lo mejor en el barrio hay otros que se merecen que los echen, pero no esta familia”, decía junto al portal una de las vecinas que se arremolinaban esta mañana alrededor de los Vargas; y mostraba también su preocupación por saber qué pasará con el resto de familias, entre ellas la suya, que habitan también desde hace años otras viviendas en situación irregular. Según señalan fuentes policiales, en las últimas semanas se están ejecutando en Alcalá una media de más de tres desalojos a la semana de viviendas de protección pública, la mayor parte en el barrio de Espartales.


La información está sacada del Diario de Alcalá.


EN APOYO DE TODAS LAS FAMILIAS Y PERSONAS QUE SE VEN ENVUELTAS EN SITUACIONES PARECIDAS. NO A LOS DESALOJOS NI A LOS DESAHUCIOS. NO A INSTITUCIONES MAFIOSAS COMO EL IVIMA!

2 comentarios:

  1. Venga hombre que aquí en espartales se han llevado las ventanas y cuando pasabas por la calle donde estaban con las sillas fumando porros y no se cortaban si ibas con los niños.
    No digo que no halla gente que no se merezca que no les echen,pero en su gran mayoría se merecen eso y mucho más,que paguen impuestos como todos y dejen de vivir del cuento que ya está bien de tanto vago maleante.

    ResponderEliminar
  2. blog con libro y audioilibros sobre superacion personal y profesional
    http://tucrecimiento.es.tl/

    ResponderEliminar